Blogia
con valor

De nuevo el ebook

Como si de un fenómeno cíclico se tratara y haciendo silencio sobre todo lo dicho anteriormente vuleve de nuevo a aterrizar el fenómeno ebook en nuestras vidas.

Me llama siempre la atención la falta de precisión sobre el acierto de implantación de una nueva tecnología ante el hecho incontestable de la necesidad de la misma para desarrollarla. Es como si la propia tecnologçia tuviera que jugar también al ritmo azaroso de las decisiones de los humanos.  

Se sigue, en algunos casos, sin ver con claridad las ventajas económicas. En otros casos sí se aprecian sus ventajas, pero el soporte no acaba de arrancar .   Recuerdo todavía ver hace ya más de cinco años a un editor y a un librero cantando y usando con cierta frecuencia un ebook. Ambos eran y lo son prescriptores de referencia en sus colectivos, pero.... ni con esas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Juliana -

No hay la tecnología perfecta, eso es cierto, pero lo interesante de esto es que me sorprende de mi misma, que, siendo amante de los libros como objeto (ni hablar de como contenido), ejerza sobre mi una fascinación tan grande todo lo que tiene que ver con las ediciones digitales.

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Txetxu, en que nada podrá sustituir la maravilla de leer un poema (mejor si es en alta voz) desde un libro de papel, pero la utilidad que dan los libros electrónicos, una vez que te acostumbras a ellos, es infinita.

Txetxu -

Probablmenete la tecnología perfecta no existe. José Antonio Millán, yendo más allá del e-book ponía un ejemplo claro en relación a la posible convivencia de soportes y del tipo de lectura que queramos hacer.

Probablemente para nosotros, gente de nuestra edad que es parecida, y para leeer literatura y poesía sea el medio ideal, pero, por ejemplo, para "trabajar" con lecturas que es otra manera de leer preferio instrumentos que me faciliten las opciones de búsqueda y cruces.

César -

Como lector, no veo al libro electrónico la ventaja por ninguna parte. Quizá, pensando en otros términos, en el ahorro de espacio, algo importante para todos aquellos que estamos a punto de que los libros nos echen de casa. Pero el libro convencional sigue pareciéndome un artilugio tecnológicamente perfecto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres