Blogia
con valor

Ley del Libro y la Lectura

Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas. Motivos poco claros -6

Venimos de aquí

 

por lo tanto reconoce y promueve las acciones tendentes a propiciar su adquisición y a desarrollar hábitos lectores, desde todos los órdenes y administraciones, a fin de que se logre la mayor eficacia posible y la teleología deseable: una sociedad lectora.

Una vez leído el articulado dudo que los medios puestos, en el articulado, permitan la teleología deseada.

Esta acción, pues, no posee fecha de caducidad, por lo tanto —sea desde el sector público o desde ámbitos culturales y educativos como desde políticas sociales, o sea desde el sector privado—,

Equiparar políticas sociales con sector privado es confuso y peligroso

se trata de una tarea inexcusable que embarga a todos.

Según los significados que da la RAE al término embargar no parece que aquí sea el más adecuado:

1. tr. Dificultar, impedir, detener.

2. tr. Dicho de los sentidos y potencias del alma: Suspender, paralizar a alguien.

3. tr. Der. Retener, en virtud de mandamiento judicial, un bien que queda sujeto a las resultas de un procedimiento o juicio.

¿Quizás mejor concernir?

En los países de la Unión Europea se está prestando gran atención al fomento de la lectura, siendo nuestro modelo de referencia el de aquellos países que alcanzan los mejores índices entre la población potencialmente lectora.

No estaría de más señalar algún ejemplo de cuáles actúan a fecha de hoy como modelos.

También en nuestro país la lectura, en los últimos años, ha adquirido un creciente protagonismo en cuanto a su función e importancia.

La Administración General del Estado, las administraciones autonómicas y las entidades locales han impulsado, junto a la necesaria colaboración del sector del libro,

Lo que quizás no esté ya tan claro es si se redefine el producto que ha dado soporte a la construcción de un sector, el sector puede ser el mismo a futuro. O dicho de otra manera, casi evangélica, visto el peso que los editores religiosos tienen en algunos sectores: ¿Podemos meter el vino-libro nuevo en odres-editores, libreros, distribuidores viejos?

numerosas iniciativas. Así, la inquietud por la lectura ha ido multiplicando su presencia en los medios de comunicación, foros y entidades de diferente signo y ha sido objeto de preocupación y debate en toda la sociedad, especialmente en el ámbito escolar. La lectura y su fomento se consideran una herramienta básica para el ejercicio del derecho a la educación y a la cultura en el marco de la sociedad de la información, de ahí que los diversos planes tienden a su fomento y subrayan el interés de la misma en la vida cotidiana de la sociedad.

Recomiendo la lectura del artículo de Joaquín Rodríguez “Lectura y democracia” aparecido en “Le Monde Diplomatique” de marzo del año pasado. Rescato sólo una reflexión.

 

Seguimos aquí.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas. Motivos poco claros -5

Venimos de aquí

La lectura enriquece

¿la de cualquier cosa?

y desarrolla la necesaria capacidad crítica de las personas; de ahí que tras el acto de la lectura, además de los valores cívicos que encierra, habita la adquisición de habilidades y dota a los individuos de los recursos necesarios para el desarrollo como personas: la vida cotidiana debe estar condicionada por la capacidad lectora que contribuya al perfeccionamiento de los seres humanos.

Tengamos también en cuenta esta reflexión:

· Pero no nos engañemos, aunque la lectura y la escritura sirven para el progreso individual y social, han servido también, y no en pocos casos, para la dominación y el sometimiento. Los verdaderamente peligrosos no son los no lectores por el hecho de carecer de esa práctica, sino los que utilizan la lectura y la escritura como herramientas de dominación y de explotación de otros seres humanos. Los libros no tienen la culpa de nada: ni de lo bueno ni de lo malo. Es el ser humano el que hace buen o mal uso de ellos. (Rodolfo Castro en Juan Domingo Argüelles; Historias de lecturas y lectores; pag. 85)

Y todavía más esta otra no nos vayamos a convertir en unos “fascistas de la lectura”

Actuamos fascistamente cuando nos convencemos de que por leer más o leer mejor valemos más que los que no tienen tales habilidades. Así, encontramos gente que desprecia a los ignorantes o a los que leen cosas que ellos desdeñan. Frases como “¿Ya viste lo que lee ese pobre imbécil? ¡Es un pinche naco despreciable!” son típicas de los fascistas intelectuales. (Efraín Bartolomé en José Domingo Argüelles, Historias de lecturas y lectores; pag.59)

Tanta densidad de riquezas

¿De qué riquezas hablamos?

exige aprendizaje y esfuerzo por parte de los individuos, de ahí que se pretenda que el disfrute de las mismas vaya tan lejos como la biografía completa de todo ciudadano.

¿de todo esfuerzo surge el disfrute?

¿Las mismas a qué se refiere? ¿a las lecturas o a qué?

La presente ley aspira a recoger los valores insustituibles de la lectura y sus contextos,

¿Cuáles son los valores insustituibles de la lectura?

¿Cuáles son los contextos de la lectura que son insustituibles?

¿Cuáles son los valores de esos contextos?

Seguimos aquí  

Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas. Motivos poco claros-4

Venimos de aquí

Dado que es necesaria una adecuación a la nueva realidad

, Todavía no sé, según el preámbulo, cuál es esa nueva realidad

es preciso redefinir algunos conceptos esenciales, y ampliar el campo semántico de los mismos y que se imponen necesariamente a la nueva realidad

que sigo sin saber cuál es

, objeto de esta ley.

Veamos cuáles son los conceptos que pasa a redefinir

La lectura, como proceso de descodificación mediante el cual una persona comprende e interioriza el sentido de signos y logra obtener información y conocimiento, debe ser accesible a toda la sociedad;

Aquí tenemos ya una segunda definición de lectura:

- proceso de descodificación mediante el cual una persona comprende e interioriza el sentido de signos y logra obtener información y conocimiento

Una definición en principio muy "lingüística" donde parece situarse el valor en el signo en sí sin hacer una referencia importante a la contextualización del mismo, a su uso social……

Antes, un poco más arriba nos han dicho otra indirectamente ya que si Leer es: Leer es elegir perspectivas desde las que situar nuestra mirada invitando a reflexionar, pensar y crear” se supone que la lectura será el proceso que permite elegir perspectivas desde las que situar nuestra mirada invitando a reflexionar, pensar y crear.

No creemos que desde la decodificación propuesta sea fácil el poder llegar a elegir perspectivas

debe ser, por tanto, un derecho que permita acceder al conocimiento a toda la ciudadanía en condiciones de igualdad.

Complicado el acceso al conocimiento con las premisas lectoras anteriores.

Convendría, además, tener en cuenta esta reflexión:

· En el ámbito internacional la investigación sobre las prácticas de lectura desde los años ochenta ha insistido en reconocer el carácter de la lectura como una práctica social diversa (en géneros, propósitos, contextos, modos) inseparable de prácticas sociales más amplias (trabajo, comercio, religión, política, derecho, periodismo, arte, ocio, educación). En este sentido, el ejercicio de ciertas prácticas de lectura (lo mismo que de escritura o comunicación oral) no depende de hábitos puramente psicológicos e individuales, sino del acceso de las personas (los “lectores”) a los espacios sociales, institucionales y culurales en los que a la vez se demandan y se aprenden determinadas prácticas de leer, escribir, hablar y pensar. Por ejemplo, una trabajadora doméstica y una profesora universitaria, en tanto lectoras, no se distinguen tanto por sus “hábitos”, sino por las demandas y oportunidades radicalmente distintas que tienen para leer, pensar y hacer públicas sus ideas. (Gregorio Hernández en Juan Domingo Argüelles; Historias de lecturas y lectores; pag. 164)
 
Seguimos aquí 

 

Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas. Motivos poco claros-3

Venimos de aquí

La ciudadanía, a través de numerosos medios y recursos, recibe abundancia de información; mas, en este contexto, es preciso disponer de la habilidad necesaria para transformar la información en conocimientos, y esta capacidad se logra gracias al hábito lector.

Depende de lo que entendamos por hábito lector y de qué concepción haya por detrás, y seguimos con Cassany. ¿La concepción lingüística, la psicolingüística o la sociocultural?

Sólo de esta manera

¿De qué manera?

los ciudadanos pueden aspirar a participar y disfrutar en igualdad de las posibilidades que ofrece la «sociedad del conocimiento»: leer es elegir perspectivas desde las que situar nuestra mirada invitando a reflexionar, a pensar y a crear.

Bueno aquí encontramos la primera definición que se da de lectura: “Leer es elegir perspectivas desde las que situar nuestra mirada invitando a reflexionar, pensar y crear”

Luego:

- ¿Quien no elige no lee?

- ¿Quien no sitúa su mirada no lee?

- ¿Quien no reflexiona no lee?

- ¿Quien no piensa no lee?

- ¿Quien no crea no lee?

Habrá que revisar todos los estudios que se están haciendo sobre Hábitos de lectura que no se plantean ninguna de estas nuevas dimensiones de la lectura.

La presente Ley de la Lectura, del Libro y de las Bibliotecas nace, pues, dentro del marco que avala la Constitución a favor de los principios que promueven la convivencia. Surge como medida que atiende la pluralidad de matices que encierra el concepto «lectura»

¿Dónde están los matices en este preámbulo? ¿En el concepto, en los soportes, en las personas…..?

y como reconocimiento de la diversidad de formatos que ofrece el concepto «libro».

¿Se refiere a los formatos que hemos fotografiado arriba ?

El diccionario de la RAE no habla de formatos, sino de diferentes soportes. Así en su segunda acepción dice: Obra científica, literaria o de cualquier otra índole con extensión suficiente para formar volumen, que puede aparecer impresa o en otro soporte. Voy a escribir un libro. La editorial presentará el atlas en forma de libro electrónico.

Seguimos aquí  

Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas. Motivos poco claros -2

Venimos de aquí y seguimos...

, del mismo modo que se definía a la lectura como el ejercicio lector realizado por los individuos sobre los contenidos del mismo.

Desconozco cuándo la lectura se ha situado exclusivamente en función del libro. El Diccionario de la RAE no lo recoge así y en ningún caso hay una referencia al libro. Como mucho existe una referencia a la textualidad.

  1. f. Acción de leer. 2. f. Obra o cosa leída. Las malas lecturas pervierten el corazón y el gusto. 3. f. Interpretación del sentido de un texto. 4. f. Variante de una o más palabras de un texto. 5. f. Disertación, exposición o discurso sobre un tema sorteado en oposiciones o previamente determinado. 6. f. En algunas comunidades religiosas, lectoría. 7. f. Cultura o conocimientos de una persona. U. m. en pl. 8. f. Der. Trámite parlamentario de deliberación sucesiva de un proyecto de ley. Primera, segunda lectura. 9. f. desus. En las universidades, tratado o materia que un catedrático o maestro explica a sus discípulos. 10. f. desus. cícero (ǁ tipo de letra). dar ~ a un escrito. 1. fr. Leerlo públicamente en voz alta.

Ni siquiera en la acepción segunda se habla de libro, sino de obra.

Más:

- La lectura no es un ejercicio es una acción

- El propio informe Pisa del 2003 utiliza otra definición de lectura y no hace referencia al libro cuando dice : “La competencia en Lectura es la comprensión, uso y reflexión sobre textos escritos, con el fin de lograr las metas personales, desarrollar el conocimiento y potencial propios y, participar en la sociedad”

- Se señala igualmente que la definición de lectura ha cambiado sustancialmente en función de la época histórica y del concepto de alfabetización

En la actualidad, se concibe la lectura como una herramienta básica para el desarrollo de la personalidad y también como instrumento para la socialización; es decir, como elemento esencial para la capacitación y la convivencia democrática, para desarrollarse en la «sociedad de la información».

El concepto de lectura que aquí se señala y tal y como se contextualiza no hace sólo referencia a la textualidad, sino a la capacidad y necesidad de interpretación de lo que ocurre. Más en la línea de lo que señala Cassany en su obra “Tras las líneas”; Anagrama)

Seguimos-------aquí

Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas. Motivos poco claros -1.

He dedicado unas horitas a leer con calma la Exposición de motivos de la Ley arriba citada.

La lectura sosegada de los mismos, de los motivos me han llevado a una conclusión general: los motivos están poco claros o quizás, no se han recogido los más adecuados. Otra cosa es que haya "otros motivos" que no son los reflejados en la Exposición pero que como "agenda encubierta" son los que realmente sustentan la propuesta de cambio legislativo.

Así que he ido tomando algunas notas y os iré trasladando las dudas, que no soluciones, que el texto me ha ido provocando. Para mayor claridad utilizaré negrita en otro formato para los comentarios.

 

Se inicia el siglo XXI con una nueva concepción y definición de la lectura y del libro.

¿Cuáles son la nueva concepción y definición que aquí no se adelantan, pero se afirman?

Durante siglos, el libro ha mantenido un formato singular y único

- Me voy a buscar al diccionario de la RAE el término “formato” y me encuentro con estas tres acepciones:

o 1.Tamaño de un impreso, expresado en relación con el número de hojas que comprende cada pliego, es decir, folio, cuarto, octavo, dieciseisavo, o indicando la longitud y anchura de la plana.

o 2. m. Tamaño de una fotografía, de un cuadro, etc.

o 3. m. Conjunto de características técnicas y de presentación de una publicación periódica o de un programa de televisión o radio.

Si yo entiendo bien, por ejemplo


 

Estos cuatro libros tienen, según el preámbulo, un formato singular y único. A mí me da la sensación que, según la RAE y el sentido común va a ser que no. Que cada uno tiene un formato distinto

Ver, por ejemplo, capítulo de Una Historia de la Lectura de Alberto Manguel sobre “Las formas del libro”

Seguimos..... aquí

Más ecos sobre la ley de la lectura, el libro y las bibliotecas

Ayer abordamos con amplitud y opinamos de urgencia sobre el nuevo anteproyecto de ley.

Seguimos recogiendo referencias:

- Víctor Freixanes se pregunta, de manera muy oportuna: ¿Por que no haber asumido en la Ley la gratuidad?

- El PP considera que perjudica a las pequeñas empresas.

- CEGAL apoya la ley, excepto el tratamiento del precio. Reflexionarán sobre la misma en el próximo Congreso.

- El País : Una ley para leer. Refleja sus dudas sobre si el modelo de precio elegido asegurará la presencia del mismo en las librerías.

- El País : Una ley para el mundo tecnológico, pero, comento, inconscientemente muy fijada en el textom, en un sector industrial y en un soporte y eso se nota.

- Ceapa : La liberalización aleja de la gratuidad. Comento: se lo tendrán que explicar a la Ministra.

- Algunos libreros catalanes no lo ven claro y constatan que el problema específico con las cooperativas sigue sin resolverse

- Jesús de Polanco el beneficiado . ¿El único?

- ABC : La liberalización no es la mejor noticia para el sector.

- El Periódico : Libros de precio libre.

- El Confidencial : La ineficaz ley del libro 

- Quiénes son los favorecidos.

- Muy interesantes los dos artículos que publica El País en formato periódico papel, pero no accesibles en formato periódico digital del editor Federico Ibáñez (Una ley conservadora) y del librero de La Central Antonio Ramírez (Del lado del lector)

- La visión de Documentalista enredado

Ley del libro. La liberalización ¿querida por el sector? se presenta al parlamento

Así lo recogen por ahora los medios de comunicación, en la mayoría de los casos. El anteproyecto pasará ahora al Congreso.

Se liberaliza el precio del libro de texto porque todos los subsectores del sector del libro pareceen haberlo demandado.

Veamos cómo se va recogiendo este asunto:

- ABC: el único, por ahora, que no habla de precio fijo o libre en el titular. También El Correo

- La Vanguardia (EFE) : demanda planteada por editores, libreros y distribuidores.

- La Vanguardia : todos contentos.

- La Razón : El sector no consigue el precio fijo para el libro de texto.

- Hispanidad , recogiendo declaraciones de ANELE (Asociación Nacional de Editores de Libros de Enseñanza). "Ahora se podrán comprar libros igual que se compran calcetines".

- Ceres : La librealización camino a la gratuidad. El sector lo ha pedido. (Carmen Calvo)

- Cope : El precio libre protegerá a los libreros minoristas. (María Teresa fernández de la Vega). Parecido en El Periódico

- Terra : El Gobierno fija el precio de los libros y liberaliza el de los de texto. Pregunto: ¿Los de texto no serán libros entonces?. Nota parecida en La Razón

- 20 minutos : Los libreros critican la liberalización. Luego parece que no habrán demandado la misma

- Siglo XXI : Los libreros no están entusiasmado, pero creen que podrán defenderse mejor en el mercado. Pregunto:¿Cómo defenderse mejor contra un: SI LO ENCUENTRA MÁS BARATO LE DEVOLVEMOS LA DIFERENCIA.

- 20 minutos : La leyliberaliza el precio de los libros de texto y unifica el resto. Pregunto: ¿Todos los demás sólo tendrán un precio? ¿El mismo para todos?

- Terra : Los editores la ven positiva.

- Terra : La Concapa piensa que la liberalización favorece a la familia y a los libreros.

- Hispanidad : A los escritores les preocupa el canon.

- El País : La necesidad de modernizar conceptos. ¿Cuáles se han modernizado?

- Hispanidad : a CIU, parece gustarle

- Siglo XXI : a los editores les gusta el concepto de libro recogido. No es de extrañar, casi todo es o puede llegar a ser libro. Vean:

 

- Emiliano Martínez (Presidente de la Federación de editores): Corrige lo más negativo, pero es una pena que el libro de texto no esté incluído en el precio fijo.

- Anele : El nuevo sistema tampoco es el ideal.

- Los libreros catalanes satisfechos.

- Cegal : Encuentra elementos positivos más allá de la liberalización.

- Al PP le gusta el precio libre y propone que las compras públicas pasen por las librerías; pero ¿esto no ocurría ya?

- SM : La ley favorece al sector editorial. ¿Y al librero? 

Un breve comentario:

Todo el proceso y recorrido que este anteproyecto ha llevado hasta la fecha es el reflejo de la evangélica frase del "vino nuevo en odres viejos". El interesante intento de meter en un mismo saco lectura, libro y bibliotecas está obligando a forzar las costuras legales de una manera, quizás, calamitosa.

En el desarrollo de la ley y en su concreción articular, el apartado dedicado al precio del libro, elemento que no guarda, en principio, ninguna relación directa con los hábitos de lectura, otra cosa es con la igualdad de acceso, ha ocupado una extensión que, teniendo en cuenta su carácter normativo concreto, es excesiva en un texto que se pretende situar al nivel de principios. ¿Qué pensaríamos de una ley del cine que hablase del costo de la entrada o si la entrada debe tener precio fijo o libre? ¿Qué modelo de precios deben tener los conciertos de música? ¿Será fijo menos en los educativos? ¿Y los Cds? ¿Y los DVDs?

El resultado final, en cuanto a la discusión y solución dada al tema del precio, es más un claro reflejo de una doble correlación de fuerzas: la interna sectorial, en la que la postura "ganadora", por ahora, era la mantenida hace tiempo por algunos círculos de editores en detrimento de la apuesta librera y, por otra, la apuesta de los grandes grupos, ya más que editoriales, que encuentran o han encontrado su sustento en el texto durante mucho tiempo frente a los "editores diversos" que encuentran su acomodo en el libro de lenta rotación.

El editor con precio fijo, único o libre va a ganar siempre lo mismo. Lo que se discute en el modelo y lo que varía es el margen del minorista.

Queda por explicar, ahora, qué baremos se utilizarán para que con una estructura de precio libre la gratuidad sea igualitaria. La Ministra que ve claro el camino será capaz de guiarnos por este resbaladizo terreno. Deberá, también, ser capaz de eneñarlo a todas las Comunidades Autónomas y a sus responsables.

Y en este toma y daca se nos pierde lo esencial: la importancia de la lectura, más allá del soporte, y la improtancia de espacios donde se pueda realizar la experiencia lectora con sentido.

Quizás, a la ministra, y al gobierno, les ha faltado visión cultural y se han dejado arrastrar por los avatares del mercado. Su afirmación de que la liberalización es un camino hacia la gratuidad es la misma que en su momento pronucnió y defendió el PP.

¡Ojalá en el parlamento haya una mayor altura de miras!

Sería bueno saber en qué piensan sus señorías cuando se habla de lectura.


 

Ley del libro ¿para cuándo?

Hubo un primer anuncio en el Liber por parte de la Ministra de Cultura. Uno posterior del Presidente del Gobierno en el Congreso Iberoamericano de editores y un tercero de notificación de retraso por ajustes técnicos que suponemos habrán surgido al poner la ley en período de rodaje en el banco de pruebas como si de un vehículo se tratara.

¿Habrán solucionado los ajustes técnicos para este Consejo de Ministros o será problema de motor?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

25 años de la ley Lang

En Méjico sigue el debate . En Francia parece que están contentos .

Libro, precio fijo y debate con distintos puntos de vista

De cómo se puede recoger la pluralidad de opinión sin rasgarse las vestiduras.

Ley del Libro e Informe del CES

El Ces ha elaborado ya el informe sobre la ley del libro. No disponemos del texto completo, pero las referencias de prensa y agencias hacen incidencia en algunos aspectos que interesa resaltar:

- La insuficiencia presupuestaria de la ley y, por lo tanto, no suponer un impulso suficiente para impulsar la lectura.

- La aceptación del mantenimiento de "doble precio", único para los fondos generales y descuento libre para el libro de texto de educación obligatoria.

- La atención expecial que deben tener las librerías cuando se afirma que: No se trata de simples establecimientos de venta de textos impresos, sino que constituyen puntos de transmisión de información cualificada acerca de los propios libros y contribuyen a asegurar la pluralidad y la diversidad culturales, por lo que su protección merecería una atención expresa en la futura ley. Ello toma, quizás, más importancia en un momento en que los libreros gallegos andan en la "pelea " con la administración.

- La no clara conexión con el sistema educativo.

Todavía hay tiempo para pactar y mejorar.

Dictamen  

Nota de prensa completa

Lei do libro en Galicia

Parece que la Lei va a iniciar su trámite parlamentario. Algunas de las recomendaciones del CES, más de forma que de fondo, son interesantes. Esperemos que el texto, disponemos del de 2005, salga mejorado fruto del consenso y de la comprensión del papel del libro, la lectura y de todo el sector que se mueve alreredor del mismo.

El sector del libro y el nuevo anteproyecto de ley

Ayer Fernando tuvo que hacer doblete.

Tras presentar el Mapa de Librería, el sector, desdiciendo a la ministra, hizo una valoración no excesivamente halagüeña del anteproyecto.

Los puntos que más nos llamaron la atención de la misma fueron los siguientes:

Emiliano Martínez, Presidente de la Federación de Editores:

1. El tono general de la Ley es demasiado cauto. Aparece en exceso "La Administración podra.....". Habrá que ver la memoria económica.

2. El "agujero negro" es la ruptura del modelo de precio fijo. El libro de texto siguq quedando excluido. No se puede mantener un régimen dual.

3. Préstamo no es igual a gratuidad.

Francisco Martínez, Vicepresidente de Fande

1. A los distribuidores se nos define al principio de la ley y automáticamente se nos olvida.

Fernando Valverde, Presidente de Cegal

1. Se echa en falta un apoyo decidido a las librerías.

2. Hay una defensa pobre del fundamento del Prefio fijo en su triple dimensión: defensa de creación, defensa de edición y defensa de los lectores.

3. Si no hay una defensa del precio no queremos una Dirección General del Libro.

Los editores bibliodiversos tampoco se sienten excesivamente cómodos en la propuesta de nuevo marco y solicitaron esto.

Así lo han visto La Razón, ABC y Finanzas

Nota de prensa de los sectores.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Anteproyecto Ley del Libro ¿apoyo de los sectores?

En Biblioteques encontramos un pequeño resumen de algunos de los aspectos que la ley aborda.

Leemos unas declaraciones de la Ministra en las que parece afirmar que el proyecto de Ley se ha hecho de acuerdo con todos los sectores. Me da la sensación de que hay políticos que siguen confundiendo la participación en los procesos con el acatamiento de los resultados finales. No da la sensación, hasta la fecha, de que los todos los sectores estén de acuerdo con todo y no estamos hablando de matices.

Anteproyecto Ley Libro y Lectura

Según me despierto veo ya reflejado en algunos blogeros con más nocturnidad o más trabajadores que yo la noticia de la presentación del Anteproyecto de nueva Ley del Libro y la lectura que, incluso, recibe ya los primeros comentarios y las primeras valoraciones sobre el contento de los editores y el posible descontento de los lectores.

Lo primero a constatar es que el borrador no ha estado, las fechas lo indican con claridad, disponible a principios del 2006 como en principio se prometió. Sería más adecuado decir a mediados, en esas antevísperas veraniegas que nunca sabe uno qué traerán por medio. Quizás deseen presentar el texto de cara al Congreso Internacional de Editores a celebrar en Octubre

Hoy la prensa recoge con profusión y variedad la noticia. Las valoraciones no son siempre coincidentes ni los acentos que se ponen en los titulares. Supongo que vamos a tener mucho tiempo para seguir hablando del tema, pero aquí va un primer barrido de lo visto hoy a la mañana.

Creo que el resumen más razonable y ordenado de los puntos que aborda la ley lo ofrece el ABC, aunque se centra, casi con exclusividad, en el tema precio.

Las valoracios de dos de los colectivos, libreros y editores han sido dispares. Los libreros, a través de "Fernando su presidente, desde la cautela y reconociendo sus luces y sombras, afirman, también, con claridad que  "no es de recibo que un Gobierno de izquierdas abandone a las librerías, sobre todo a las independientes, a esa suerte". Los editores, en cambio, a través de Antonio María de Ávila, su director ejecutivo, parecen hacer una valoración positiva y recalcan el valor de que sea una ley acompañada de "memoria económica", 460 millones de euros que habrá que ver cómo se reparten. Ya les adelanto que los editores se llevarán la mayor parte.

Si nos vamos ahora a los distintos titulares nos encontraremos algunos tan curiosos como el siguiente: Cultura apuesta por consolidar el precio fijo de los libros y los descuentos en los libros de texto de Europa Press del que podríamos concluir que los libros de texto no son libros son "libros de texto" que será un nuevo concepto a recoger en el diccionario. Menos mal que el texto de la noticia lo aclara (?) al decir que lo más definitivo del Anteproyecto es que el Gobierno mantiene el precio fijo, en realidad, único, de los libros, para no convertir a estos en una pura mercancía. O sea que los libros de texto no son libros y sí son mercancía. El Periódico se mueve en la misma línea al afirmar que la ley mantendrá el precio fijo y los descuentos afirmando más adelante que los descuentos son un "derecho de las familias". El País recoge el mismo titular y afirma en el subtítulo que editores y libreros realizan una valoración positiva. Al ir al texto de la noticia nos encontramos con las siguientes palabras de Fernando Valverde a la hora de recoger la valoración: si se mantienen los descuentos especiales en libros de texto, "darán batalla". "No se puede consentir una excepción tan brutal" como la que se aplica a los libros de texto, ya que supone un "abandono y desprotección total" de las librerías en favor de las grandes superficies. No sé cuáles son los elementos positivos que ve aquí la redactora de El País Emiliano Martínez, presidente de los editores, realiza dos afirmaciones que tal cual se recogen parecen contradictorias. Por un lado afirma que: No tiene sentido hablar de precio fijo en términos variables, quizás debamos recordar que el tema precio y el modelo que se escoja es clave en el entramado sectorial, y, al mismo tiempo se recoge la afirmación de que es una ley que entra en el tema a fondo.

Es La Razón el único medio que convierte en titular la crítica de editores y libreros a los descuentos de libros de texto y recoge al final unas declaraciones de Beatriz Rodríguez-Salmones del PP en las que muestra su satisfacción su satisfacción porque el PSOE, que criticó los descuentos de los libros de texto, vaya ahora más allá, e incluso los liberalice. ¿Se va realmente en el texto más allá de lo que estaba aprobado y legislado hasta ahora?

La Vanguardia, aún repitiendo el titular, recoge la nueva propuesta de definición de libro "se entiende por libro la obra científica, literaria o de cualquier otra índole que constituye una publicación unitaria, editada en uno o varios volúmenes y que puede aparecer impresa o en cualquier otro soporte susceptible de lectura". En este sentido, comenta La VAnguardia,  el término libro se hace extensible a los materiales complementarios de carácter impreso, visual, audiovisual o sonoro que sean editados conjuntamente con el libro y que participen del carácter unitario del mismo, así como cualquier otra manifestación editorial. Se recoge así lo ya adelantado, de alguna manera en la definición que el diccionario de la R.A.E. ya recogía, en su acepción segunda al hacer referencia a otros soportes. La Vanguardia es el único medio de los vistos hasta ahora que habla de Ley de Lectura y no de Libro.

Finalmente El Correo, amén de convertir a Antonio María Ávila en Antonio María Vila, problemas del corto y pego de agencias, recoge nota de agencias sin entrar en más valoraciones.

El asunto, dentro del sector traerá cola así que abriremos con esta nota una nueva sección en el blog que denominaremos Ley del Libro y la Lectura.

Algunos comentarios rápidos sobre las primeras noticias:

1. Aunque todos hablaban de la importancia de que el término lectura entrara en el título de la ley la mayor parte de la información recogida se sigue centrando ni siquiera en el Libro, sino en el precio del mismo. La industria pesa más que la cultura y, en este marco normativo eso no es bueno. La lectura es clave si se quiere seguir acentuando el papel cultural.

2. A la espera de ver el texto completo, podré comprobar las variaciones con algunos de los borradores, tengo la sensación de que, en algunos aspectos no cambia nada sustancialmente.

3. ¿Se habrá consultado a los lectores, que son el 50 por ciento de la sociedad en qué marco legal se sentirían más cómodos?

4. Tengo la sensación e que el texto sigue muy lastrado por el pasado y por seguir muy pegado al soporte y no al contenido. Igualmente creo que está más pensado desde el lado de la industria, y en concreto, desde los editores que desde el resto de sectores intervinientes que van desde el autor hasta el lector.



 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres